lunes, 5 de marzo de 2018

El viejo enamorado del guardaespaldas

No hace mucho un viejo era el presidente del tribunal supremo español y se enamoró de uno de sus guardaespaldas. Incluso se lo llevaba todo pagado como es habitual entre la casta, de vacaciones a sitios caros en Marbella.

Hasta le hicieron una canción, con la entonación del torito enamorao de la luna:

Ese viejo enamoráo del guardaespaldas...
que abandona por las noches la maná...

---

Se creía la cuarta autoridad del estado, y no era más que un viejo maricón al que aplaudo la valentía de intentar ejercer su derecho a chupar pollas, con un dinero que no es suyo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario